Irán llama a Turquía a no desafiar la soberanía de Siria

La buena vecindad y el desarrollo de relaciones amistosas con los países circundantes, en particular con Turquía, forman parte de las prioridades de la política exterior y regional de la República Islámica, señala el presidente de Irán, Hasan Rohani.

En una reunión mantenida hoy miércoles en Teherán (capital persa) con el ministro turco de Asuntos Exteriores, Mevlut Cavusoglu, Rohani ha saludado la profundización de la cooperación bilateral en todos los campos de la política, la economía, el comercio y la energía.

En referencia a la cumbre de la Organización para la Cooperación Islámica (OCI) sobre la ciudad palestina de Al-Quds (Jerusalén), celebrada en diciembre en la ciudad turca de Estambul, el mandatario persa ha calificado de “influyente” su resultado y ha subrayado la necesidad de continuar los esfuerzos para hacer frente a los complots de los enemigos.

Respecto a la crisis que atraviesa Siria, Rohani ha insistido en la importancia de garantizar la integridad del país árabe y restaurar la paz en Oriente Medio mediante la cooperación entre los países garantes de la paz siria —Irán, Turquía y Siria—.

En otro momento de sus declaraciones, el dignatario ha advertido de los planes diseñados para trocear los países de la región y cambiar la geografía de sus fronteras, en especial en el norte de Siria, tras el fracaso del terrorismo en Irak.

“Respetar la independencia de los países y no desafiar su soberanía en sus fronteras nacionales contribuirá a fortalecer la estabilidad en la zona. Ningún Gobierno debe sentirse amenazado por sus vecinos”, ha recalcado el jefe del Gobierno iraní.

En este contexto, el canciller turco ha garantizado el compromiso de Ankara con la lucha contra los complots que pongan en peligro la soberanía territorial de los países de la zona. Cavusoglu ha aducido que las operaciones militares que Turquía lleva a cabo en la ciudad siria de Afrin “no son permanentes” ni suponen una amenaza para el Gobierno sirio, sino que solo pretenden eliminar a los “terroristas” que se encuentran en esa localidad.

El Ejército de Turquía inició el pasado 20 de enero una ofensiva a gran escala en Afrin, multiplicando bombardeos aéreos y de artillería contra las Unidades de Protección Popular (YPG, por sus siglas en kurdo), una milicia kurda siria considerada terrorista por Ankara.

La operación Rama de Olivo de Turquía comenzó con el pretexto de que los estadounidenses están tratando de entrenar a un nuevo ejército compuesto por 30.000 milicianos kurdos en Siria, iniciativa que ha indignado al Gobierno turco.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*