‘Enemigos no logran sus metas, gracias a la Revolución Islámica’

Los enemigos, EE.UU. y aliados, no han escatimado ningún esfuerzo para hacer frente a Irán en la región, aunque no logran sus metas, gracias al liderazgo de la Revolución Islámica, dijo el subcomandante en jefe del Ejército de Irán, el general de brigada Ahmadreza Purdastan.

En un acto público celebrado el viernes en la ciudad iraní de Qom, Purdastan destacó la apertura de escuelas wahabíes, uno de sus esfuerzos, en diferentes partes del mundo cuyo fin es propagar la ideología extremista y generar el terrorismo.

Además de recordar que el grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe) emergió de estos centros, el alto mando castrense iraní sostuvo que los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York (EE.UU.) se produjeron con el “dinero saudí” con el objetivo de crear suficiente pretexto a Washington para fortalecer su presencia militar en la región del suroeste de Asia y Asia central.

“La presencia (militar) de Estados Unidos en la región tenía como objetivo, hacer frente a la República Islámica de Irán”, matizó Purdastan.

Sin embargo, debido al liderazgo prudente y sabio y el apoyo total de la nación persa, los enemigos no han podido materializar sus objetivos a través de la militarización de la zona, así que decidieron reducir esta presencia y rediseñar una nueva estrategia: la guerra híbrida.

El subcomandante en jefe del Ejército de Irán explicó que dentro del marco de este tipo de guerra, los enemigos decidieron usar todo tipo de herramientas, política, económica y comercial, para alcanzar sus objetivos.

La iniciativa de crear un nuevo Oriente Medio y dividir los países, supuso otro plan estadounidense, en que Daesh desempeña el papel de “virus”.

Purdastan añadió asimismo, que la guerra “suave” es parte de la guerra híbrida que se lanza contra los jóvenes, que pasa a través de los canales virtuales y el espacio cibernético.

El titular castrense iraní aseguró que ante todos estos complots, el país sigue aumentando su capacidad defensiva de forma que nunca se quedará “sorprendido” ante una agresión eventual.

“Nosotros nunca seremos quienes iniciemos una guerra”, pero, prometió, Irán jamás estará con las manos atadas ante una posible ofensiva lanzada en su contra. Purdastan aseguró asimismo que los agresores “definitivamente se arrepentirán” ante una semejante situación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*