‘Erbil no permitirá que terceros minen lazos históricos con Irán’

El primer ministro del Kurdistán iraquí, Nechirvan Barzani, agradece las contribuciones hechas por Irán a la seguridad de la región semiautónoma durante la ofensiva del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe), y promete no dejar que los ‘históricos’ vínculos Teherán-Erbil sean afectados por los enemigos.

“Las relaciones entre Erbil y Teherán son históricas, y la región del Kurdistán se enorgullece de ser amiga de la República Islámica de Irán”, ha afirmado Barzani, durante una reunión mantenida con el secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional de Irán, Ali Shamjani, en Teherán, la capital persa.

El premier ha dicho que entiende las preocupaciones de la República Islámica sobre “ataques de ciertos elementos anti-revolucionarios desde la región del Kurdistán iraquí al territorio iraní”, como lo denunció Shamjani, y ha prometido hacer todo lo posible para evitar amenazas de seguridad contra el vecino persa.

El funcionario iraní a su vez, ha elogiado la victoria sobre Daesh y la completa liberación del país árabe de manos de los terroristas, y asegura que estos logros favorecerán a un Irak integrado y frustrarán complots de enemigos para desintegrar este país.

Las relaciones entre Erbil y Teherán son históricas, y la región del Kurdistán se enorgullece de ser amiga de la República Islámica de Irán”, ha afirmado el primer ministro del Kurdistán iraquí, Nechirvan Barzani.

Shamjani se ha referido al referéndum secesionista celebrado el pasado 25 de septiembre en el Kurdistán iraquí, y ha dicho que el proceso “causó daños económicos, políticos y de seguridad para la población kurda iraquí y los países vecinos”.

Ha advertido sobre planes de ciertos países regionales y extranjeros para desestabilizar Irak y otros países influyentes del oeste de Asia, y pide a los Estados de la zona “atender sus intereses nacionales y los del mundo islámico para evitar que se ejecuten tales tramas hegemónicas” de los enemigos.

El plebiscito separatista kurdo, liderado por el expresidente del Kurdistán Masud Barzani, fue tachado de “ilegal” y no reconocido por el Gobierno central de Irak, que posteriormente suspendió su resultado.

La consulta, además provocó duras críticas de los vecinos de Irak, tanto de Irán como de Turquía. Teherán que siempre ha defendido la soberanía nacional y la integridad territorial de Irak, consideró el referéndum un plan israelí-estadounidense destinado a debilitar el país árabe.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*