Líder iraní pide ‘medidas pacíficas’ contra genocidio de rohingya

El Líder de la Revolución Islámica de Irán llama a la comunidad islámica endurecer la presión sobre Myanmar para que detenga los crímenes contra los rohingas.

El ayatolá Seyed Ali Jamenei ha pedido este martes al mundo musulmán tomar medidas prácticas, es decir “aumentar las presiones políticas y económicas al Gobierno de Mynamar (Birmania), y denunciar los crímenes que comete (contra la minoría musulmana Rohingya) ante los círculos internacionales”.

Myanmar, dominado por budistas, tiene a sus espaldas un largo historial de discriminación y persecución de los musulmanes rohingyas. Los ataques de los militares birmanos contra esta comunidad han aumentado en las últimas semanas, provocando más de un millar de muertos y un masivo éxodo de desplazados.

Pese a múltiples llamados internacionales a detener la violencia en curso, el Gobierno birmano ha rechazado el cese temporal de las operaciones militares para facilitar la entrada de ayuda humanitaria a los rohingyas, residentes en su mayoría bajo un cerco militar en el remoto estado de Rajine (oeste).

El Líder ha criticado el “mutismo y la falta de acción” de los “llamados defensores de los derechos humanos” ante la matanza y el desplazamiento de miles de los musulmanes en Mynamar, a manos de un gobierno liderado por una Nobel de la Paz. “Estos incidentes marcaron, de hecho, la muerte del premio Nobel de la Paz”, ha subrayado.

El ayatolá Jamenei ha rechazado que la crisis en Mynamar se tratase de un mero conflicto interreligioso entre budistas y musulmanes. “Aunque es posible que la intolerancia religiosa haya afectado a la situación, esto se trata de una cuestión política, ya que es el Gobierno el que dirige los hechos”, ha precisado.

“El mundo de hoy es el mundo de la opresión, y la República Islámica tiene que mantener este honor por sí misma para hablar en contra de la opresión en cualquier parte del mundo, ya sea sobre territorios ocupados por sionistas, o en Bahréin, Yemen o Myanmar”, ha señalado el Líder, urgiendo la necesidad de convocar una reunión de la Organización para la Cooperación Islámica (OCI) para abordar la situación de los rohingyas.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Raad al-Husein, arremetió el lunes contra el Gobierno birmano por rechazar el acceso de los investigadores especializados en derechos humanos al estado de Rajine y consideró el trato que Myanmar da a los rohingyas como una “limpieza étnica”.

Las Naciones Unidas a su vez, advirtió de que la crisis de los rohingyas en Myanmar podría convertirse en una “catástrofe humanitaria”.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*