Teherán advierte a Washington de “acciones arbitrarias” en territorio sirio

Abbas Araqchi

Un alto diplomático iraní ha advertido que las armas químicas son una amenaza para el mundo mientras ciertas partes se nieguen a ratificar el protocolo de CAQ.

“Mientras varios actores permanezcan fuera del protocolo, el mundo no estaría inmune a la amenaza de las armas químicas”, ha destacado este domingo el vicecanciller iraní para Asuntos Jurídicos e Internacionales, Seyed Abás Araqchi.

El funcionario iraní ha hecho estas afirmaciones durante una conferencia celebrada en Teherán para conmemorar el 20o aniversario de la Convención sobre Armas Químicas (CAQ) y el 30º aniversario del bombardeo químico a la ciudad de Sardasht, en el noroeste de Irán (1987).

El diplomático persa, no obstante, ha pedido a todos los firmantes del protocolo CAQ, en particular al Gobierno de Estados Unidos, que cumplan sus compromisos y destruyan sus arsenales de armas químicas.

“Uno de los acuerdos más exitosos ha sido la Convención sobre Armas Químicas (CAQ) que ha conducido a la destrucción del 95 % de estas armas en el mundo. Sin embargo todavía hay países que rechazan adherirse a este tratado y otros que no han ejecutado partes del mismo. Ellos no han cumplido la parte del desarme. Nosotros instamos continuadamente a la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) que prosiga con su tarea en esta materia”, ha declarado Araqchi.

La Convención sobre Armas Químicas entró en vigor el 29 de abril de 1997 y cuenta hasta la fecha con 192 firmantes, excepto el régimen israelí, Corea del Norte, Egipto y Sudán del Sur.

El funcionario persa también ha alertado sobre el acceso de los grupos terroristas a las armas químicas, como en Siria, pues, explica, que pone en peligro los esfuerzos para acabar con estas armas de destrucción masiva.

Además, ha llamado a Washington a evitar acciones arbitrarias contra las normas y reglamentos internacionales en Siria.

EE.UU. atacó el pasado abril con decenas de misiles de crucero una base aérea siria en la provincia central de Homs, alegando que el Ejército sirio había utilizado ese recinto militar para bombardear con gases tóxicos posiciones de ‘rebeldes’ en la ciudad siria de Jan Sheijun (en la provincia de Idlib), donde muieron más de 90 personas.

El Gobierno sirio, no obstante, rechaza los alegatos, evocando que entregó en 2014 su arsenal químico a la Organización para la OPAQ. En enero de 2016 este organismo internacional anunció la total destrucción del arsenal químico sirio.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*