El 3º debate de las presidenciales de 2017 en Irán

Los 6 aspirantes a la Presidencia de la República Islámica de Irán han mantenido el viernes el tercer y último debate televisivo de la campaña electoral iraní.

El eje de esta tanda de conversaciones ha sido la postura de cada uno de los candidatos sobre la economía y los temas relacionados.

Los candidatos tomaron asiento en el estudio en orden decidido por sorteo bajo la supervisión del presidente de la Organización de la Radio y Televisión de Irán (IRIB, por sus siglas en inglés), Abdolali Ali Asgari, y el presidente del Comité Electoral del Ministerio iraní del Interior, Husein Zolfaqari, entre otras autoridades competentes.

El debate se dividiría en tres partes. Según detalló el presentador del programa, Morteza Heidari, en la primera ronda, cada candidato gozaría de 4 minutos para contestar a una pregunta planteada por él, tras lo cual sus rivales tendrían 2 minutos para hablar sobre el mismo tema o desafiar al candidato al que se había hecho la pregunta. Después, éste tuvo 5 minutos para responder a sus contrincantes. Este proceso se repitió seis veces. El orden de palabra y las preguntas que se hicieron a cada candidato se definieron por sorteo.

En la segunda parte, el presentador extrajo de la urna de sorteo el nombre del candidato que debería responder en 2 minutos a una pregunta, también sorteada. Y en la última parte, cada uno de los aspirantes tuvo cinco minutos para hacer la conclusión de lo que había expuesto.

Así les relatamos en vivo el transcurso de las discusiones en la cobertura especial de HispanTV de este evento político:

PRIMERA PARTE DEL DEBATE:

El actual vicepresidente primero, Eshaq Yahanguiri, es el primer candidato que sube la tribuna para contestar a la primera pregunta sobre la lucha contra el contrabando de bienes y la reducción de las importaciones.

A juicio de Yahanguiri, el contrabando socava la producción nacional y desvía la economía de su camino correcto. Frente a este fenómeno, señala, su campaña goza de planes económicos sostenibles, mientras que sus rivales carecen de planes precisos.

En respuesta a lo planteado por Yahanguiri, Seyed Ebrahim Raisi afirma que fundamentará su plan contra el contrabando en una extensa investigación universitaria realizada al respecto. A su juicio, el actual Gobierno no ha sido capaz de luchar de manera adecuada contra el contrabando.

A su vez, Seyed Mostafa Hashemi Taba critica la involucración de 114 funcionarios del país en la importación ilegal de bienes y mercancías desde el extranjero.

El siguiente candidato, Mohamad Baqer Qalibaf, resalta la prevención como primera condición fundamental para luchar contra el contrabando y denuncia la participación de un ministro del actual Gobierno iraní en importaciones ilegales.

Seyed Mostafa Aqa Mir Salim, por su parte, cuestiona los planes de Yanahguiri para luchar contra el contrabando y las importaciones ilegales.

Interviene Rohani proponiendo como una de distintas soluciones al tráfico ilegal ayudar a las zonas fronterizas a comenzar a producir y exportar bienes, y por otra parte alentar la actividad económica del sector privado.

En el tiempo asignado para concluir los temas planteados por sus rivales, Yahanguiri destaca la “seriedad” de la acción política del actual Gobierno para acabar con los salarios excesivos. “El poder judicial se ha mostrado débil en la lucha contra el contrabando de mercancías”, dice luego el vicepresidente en su respuesta a las afirmaciones de Raisi.

El Ayuntamiento de Teherán no ha actuado de manera limpia y clara al conceder privilegios a ciertos individuos y bancos, concluye Yahanguiri en alusión a Qalibaf.

El siguiente candidato en tomar la palabra es Seyed Mostafa Aqa Mir Salim, quien tiene que responder sobre su programa para impulsar las exportaciones y reducir la dependencia del país respecto de la economía del petróleo.

Para este candidato, una de las medidas que puede disminuir la dependencia del petróleo es disminuir la venta de crudo a favor de un incremento en las exportaciones de otros productos nacionales, ya que las ventas de crudo hacen a Irán más dependiente de otros países. A criterio de Aqa Mir Salim, deben estimularse las exportaciones con el fin de compensar la costosa producción dentro del país.

En respuesta, el presidente Rohani señala que durante su mandato y gracias al Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, por sus siglas en inglés), se ha reabierto el mercado a las exportaciones de Irán.

A este respecto, critica las ideas de Aqa Mir Salim y le señala que “si Irán no explota los campos de energía compartidos, las reservas de petróleo las extraerán nuestros vecinos”, que ocuparán así el lugar del país persa.

Yahanguiri, en su turno, observa que el actual Gobierno ha reducido considerablemente la exportación de materias primas.

Raisi considera que construir refinerías en diferentes provincias del país reducirá las ventas de crudo, pero que ese plan no se ha materializado. “Creemos que no hay voluntad seria de luchar contra el contrabando de mercancías”, sostiene.

Desde el punto de vista de Hashemi Taba, la producción orientada a la exportación servirá para reducir el contrabando.

Para Qalibaf, por el contrario, son las personas con intereses creados en el contrabando quienes no permiten resolver el problema.

Para concluir lo argumentado, Aqa Mir Salim apunta que Irán “debe trabajar con los países vecinos para salvaguardar los campos energéticos compartidos” y a continuación cuestiona el “éxito” del Gobierno de Rohani en aprovechar las ventajas del JCPOA para impulsar el comercio exterior del país. Seguidamente, subraya que para mejorar e incrementar las exportaciones es necesario acceder a tecnología moderna y desarrollar una economía de resistencia.

El actual presidente, Hasan Rohani, es el tercer candidato en tomar la palabra para responder sobre sus planes para solucionar los problemas bancarios del país. El sistema bancario del país, apunta Rohani, necesita reformas fundamentales.

Según expone el mandatario, su Gobierno ha conseguido duplicar el capital de los bancos estatales para dinamizar la economía. También destaca los subsidios del Gobierno en el sector de la salud con el fin de ayudar al bienestar público.

Al respecto, Yahanguiri lamenta los daños provocados por el Gobierno anterior a los recursos bancarios del país y desvela el desarrollo de planes en el sector bancario para potenciar su papel de impulsor de la producción nacional.

Raisi, a su vez, critica al actual Gobierno por echar la culpa de los problemas económicos con los que se enfrenta el país a sus predecesores y, a su juicio, haber dejado el país ‘en el limbo’ durante cuatro años.

A continuación, Hashemi Taba defiende que, en efecto, los problemas económicos provienen de los Gobiernos anteriores y tienen que ser resueltos desde la raíz.

El siguiente candidato, Qalibaf, cree que el actual Ejecutivo ha fracasado en su tarea de supervisar y dirigir los bancos, además de que la liquidez se ha triplicado durante el ejercicio que ahora termina.

Aqa Mir Salim indica que el sistema bancario actual está basado en la usura y el actual Gobierno debería ser más serio en el manejo de los problemas bancarios.

En su tiempo de conclusiones, Rohani critica el rechazo del Poder Judicial a ocuparse de los problemas financieros causados por el Gobierno anterior. El actual Gobierno, prosigue, ha solventado considerablemente los problemas y los atrasos bancarios del país, y los ha devuelto al proceso normal del sistema bancario.

Hashemi Taba es el siguiente candidato en responder, en esta ocasión sobre sus planes para mejorar la producción nacional y la creación de empleo.

Para este aspirante, la modernización de la agricultura es el primer paso para impulsar la producción nacional, siendo otras medidas el desarrollo de una producción orientada a la exportación, la atracción de inversiones extranjeras y la aplicación de reformas bancarias.

Por su parte, Qalibaf apunta que los actuales problemas del sector productivo del país tienen su raíz en la mala gestión de los asuntos relacionados.

Aqa Mir Salim precisa por su parte que muchos de los problemas de la producción nacional son fruto de la falta de atención del Gobierno al estancamiento económico.

A criterio de Rohani, la prosperidad de la producción nacional requiere mayores inversiones, así como un uso adecuado de la tecnología moderna.

Yahanguiri explica que el sector privado del país es la piedra angular de la inversión y producción del país, y recalca a este respecto la gran estabilidad económica lograda durante el mandato del actual Gobierno.

En su turno, Raisi sostiene que con la Administración actual se han cerrado unos 250.000 negocios.

A la hora de concluir sus observaciones, Hashemi Taba advierte de un posible colapso de la economía iraní si no se basa en la producción para incrementar sus exportaciones. En opinión de este candidato, el cierre de buena parte de los negocios iraníes se debe a la falta de tecnologías necesarias. La promoción del turismo, insiste, puede aportar un gran impulso (entre otros) a la economía iraní.

Al final, denuncia el papel de algunos medios de comunicación en socavar cualquier medida adoptada para atraer inversiones extranjeras.

El quinto candidato en tomar la palabra es Raisi, quien tiene que explicar sus planes para implementar la ley de subsidios.

Para empezar, el candidato acusa al actual Gobierno del aumento de la pobreza existente y pide un aumento de los subsidios a los afectados.

En reacción, Hashemi Taba elogia el éxito del actual Gobierno en reducir la inflación.

Qalibaf, por su parte, hace referencia a la gravísima situación en la que se encuentran los empresarios del país como resultado de los problemas económicos.

Para Aqa Mir Salim, la producción nacional iraní ha sufrido graves daños durante los últimos cuatro años.

Sin embargo, Rohani lamenta los esfuerzos de algunos por retomar los métodos económicos de la Administración anterior y advierte de que el resultado será el cese de todo el progreso obtenido en el país en los diferentes sectores económicos. “Creemos que los actuales planes deben continuar y se debe implementar un plan integral de seguridad social”, subraya el actual presidente.

A continuación, Yahanguiri indica que los problemas actuales tienen su raíz en las medidas erróneas adoptadas por la Administración anterior. El actual primer vicepresidente alerta además de que el aumento de los fondos en efectivo podría destruir la economía del país.

Para cerrar la cuestión, Raisi expresa su disposición para un debate cara a cara con el actual presidente Rohani sobre los aspectos incorrectos de su política. En concreto, denuncia el incumplimiento por el actual Gobierno de su responsabilidad con respecto a las clases sociales más bajas.

El último candidato en subir a la tribuna es Qalibaf, a quien se pide que detalle sus planes para impulsar el crecimiento y hacer avanzar la economía.

Para empezar, el candidato acusa al actual Gobierno del aumento de la pobreza existente y pide un aumento de los subsidios a los afectados.

En reacción, Hashemi Taba elogia el éxito del actual Gobierno en reducir la inflación.

Qalibaf, por su parte, hace referencia a la gravísima situación en la que se encuentran los empresarios del país como resultado de los problemas económicos.

Para Aqa Mir Salim, la producción nacional iraní ha sufrido graves daños durante los últimos cuatro años.

Sin embargo, Rohani lamenta los esfuerzos de algunos por retomar los métodos económicos de la Administración anterior y advierte de que el resultado será el cese de todo el progreso obtenido en el país en los diferentes sectores económicos. “Creemos que los actuales planes deben continuar y se debe implementar un plan integral de seguridad social”, subraya el actual presidente.

A continuación, Yahanguiri indica que los problemas actuales tienen su raíz en las medidas erróneas adoptadas por la Administración anterior. El actual primer vicepresidente alerta además de que el aumento de los fondos en efectivo podría destruir la economía del país.

Para cerrar la cuestión, Raisi expresa su disposición para un debate cara a cara con el actual presidente Rohani sobre los aspectos incorrectos de su política. En concreto, denuncia el incumplimiento por el actual Gobierno de su responsabilidad con respecto a las clases sociales más bajas.

El último candidato en subir a la tribuna es Qalibaf, a quien se pide que detalle sus planes para impulsar el crecimiento y hacer avanzar la economía.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*