¿Qué pasó en el último debate presidencial de EE.UU?

Los candidatos republicano y demócrata a la presidencia de Estados Unidos, Donald Trump y Hillary Clinton, respectivamente, participaron en el último debate presidencial en el período previo a las elecciones estadounidenses de 2016.

De acuerdo con la agencia de noticias Presstv, y la traducción de IFP, El tercer debate presidencial se llevó a cabo en el Thomas & Mack Center de la Universidad de Nevada en Las Vegas el miércoles.

Trump parecía más sobrio y disciplinado como el debate empezó a diferencia de encuentros anteriores, tratando de no interrumpir Clinton y mantener la compostura.

Los dos candidatos enfatizaron en las diferencias fundamentales de las dos partes, a saber, derecho a poseer armas, el aborto y la inmigración, en lugar de sus políticas.

La inmigración fue una de las cuestiones claves del debate, con la cual Clinton acusó al magnate neoyorquino de la explotación de inmigrantes indocumentados durante la construcción de la Torre de Trump en Nueva York.

Trump, a su vez, hizo hincapié en su propuesta para la construcción de un muro en la frontera con México, afirmando, Hillary también solicitó una vez realizar tal cosa.

El multimillonario también acusó al gobierno de Barack Obama de deportar a los llamados inmigradebate-usntes ilegales.

Trump sostuvo que también deportará a “algunas malas personas, malas en este país”, en referencia a los solicitantes de asilo.

Clinton se refirió a la revelación de varios documentos secretos en contra de su campaña por el WikiLeaks, al aseverar que este tema demuestras el anhelo del presidente ruso, Vladimir Putin, para que un “títere” (Trump) en lugar de ella llegue a ser el presidente de Estados Unidos.

Citando a 17 agencias de espionaje militar y civil que han confirmado la interferencia de  WikiLeaks en el proceso electoral estadounidense, Clinton reafirmó su previa alegación de calificar a Trump de “espía” ruso.

Trump además de reconocer que el presidente ruso había contado “cosas buenas” de él, afirmó: “no conozco a Putin.”

En respuesta a las preguntas de la candidata demócrata sobre las reclamaciones de las elecciones “manipuladas” en los EE.UU., Trump se negó a decir que le daría la bienvenida al resultado de las elecciones de noviembre 8, optando por mantener a los votantes “en el aire” hasta que se confirmen los resultados.

Clinton también ha comentado, citando recientes observaciones de Obama, que el magnate estadounidense debe dejar de “lloriquear” antes de que empiece el “juego”.

De igual manera, Hilary Clinton indicó que las declaraciones de su rival, Donald Trump, se producen ya que el candidato republicano está al borde una derrota en la jornada electoral.

En lo que respecta al impulso del gobierno iraquí liberar a Mosul, Trump señaló con el dedo a Clinton sobre la caída de la ciudad de Daesh.

“La operación Mosul es una inversión electoral. En fin, el ganador será Irán”, alegó Trump.

Hillary Clinton respondió de esta forma: “Trump alega que los aliados organizaron una operación para apoyarme. Eso tiene gracia”.

Asimismo, Trump agregó que la situación sería peor si se derrocara el régimen de Asad.

Según sondeos independientes, Donald Trump pierde votos retrocediendo unos 10 puntos por detrás de Clinton.

Trump, que se ha hecho la materia prima de los humoristas con sus resbalones, tendrá que convencer a los electores indecisos para poder rebasar a su rival.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*