Las palabras del Líder iraní durante la Conferencia Internacional de Apoyo a la Intifada

El líder de la Revolución Islámica de Irán durante la 6ª Conferencia Internacional de Apoyo a la Intifada ha hecho hincapié en la importancia de brindar apoyo a los palestinos oprimidos.

En el nombre de Dios

“Las alabanzas pertenecen a Dios, Señor del Universo, Y la paz de Dios sea sobre nuestro señor Muhamad, el escogido (al Mustafa) y su inmaculada descendencia, y sus discípulos selectos.”

Y dijo Dios el Sapientísimo en su Libro evidente y claro:

“Y no desfallezcáis ni os apenéis pues, si tenéis fe, seréis los vencedores”. (Sura: Ali Aaimrana, verso 139) Añade el Dios todo poderoso: “Así pues, no flaqueéis invitando a la paz, pues vosotros sois los vencedores y Dios está con vosotros y Él no reducirá la recompensa por vuestras obras” (Sura: Muhammad, verso 35).

En primer lugar, quisiera dar la bienvenida a todos ustedes, queridos invitados, a los distinguidos presidentes de los Parlamentos, a los líderes de diferentes grupos palestinos, pensadores, intelectuales, figuras destacadas del mundo del Islam y otras personalidades en pro de la libertad, a quienes agradezco por su presencia en esta importante reunión.

La historia llena de dolor de Palestina y la amarga tristeza por la opresión de su pueblo paciente y resistente, verdaderamente, hacen sufrir a cualquier persona que busque la libertad, la justicia y la verdad, y genera un dolor y tristeza profundos en el corazón.

La historia de Palestina y su cruel ocupación, junto con el desplazamiento de millones de personas y la valiente resistencia de este héroe pueblo, está llena de altibajos. Una aplicada investigación en su historia pone de relieve que en ninguna época, ningún pueblo del mundo se ha enfrentado a tanto dolor, sufrimiento y crueldad, en el que, basado en una conspiración ultrarregional, un país haya sido completamente ocupado y su pueblo desalojado de sus hogares, porque otro grupo procedente de diferentes rincones del mundo ocupa su lugar. De esa forma una verdadera existencia es ignorada y una falsa ocupa su lugar. Sin embargo, esta es también otra página sombría de la historia que, al igual que acontecimientos similares, se cerrará con el permiso y la ayuda de Dios. Así como (Dice Dios) “¡Lo falso tiene que disiparse!” (Sagrado Corán, Sura Al-Esra, verso 81). Y añade: “que la tierra la heredarán Mis siervos justos” (Sagrado Corán, Sura Al-Anbiya, verso 81).

Esta conferencia se lleva a cabo en uno de los más momentos difíciles que atraviesan la zona y el mundo. Nuestra región, que siempre ha apoyado al pueblo palestino en su lucha contra la conspiración mundial, está sumergido en estos días en diversas crisis y conflictos. El caos existente en algunos países islámicos regionales ha provocado que se le reste importancia al apoyo a la causa palestina y al propósito sagrado de la liberación de Al-Quds. La atención prestada a las consecuencias de estas crisis, nos permite conocer cuáles son las potencias que se benefician.

Aquellos que crearon el régimen sionista en esta región, para impedir la estabilidad y el avance de la región mediante la imposición de un conflicto duradero, ahora, están detrás de estos complots. Unos sucesos que han motivado que el potencial de los pueblos de la región se dedique a conflictos triviales y a la neutralización de unos a otros, provocando su debilidad, lo que allana el terreno para el fortalecimiento aún mayor del régimen usurpador sionista. En este contexto, también, somos testigos de los esfuerzos de los líderes y los benevolentes miembros de la Umma islámica, que de forma sincera buscan solucionar estas discrepancias. No obstante, las complicadas artimañas del enemigo, aprovechando la negligencia de algunos gobiernos, impuso guerras civiles y enfrentamientos entre los pueblos, posibilitando una reducción de los esfuerzos de estos benevolentes miembros de la Umma islámica.

En este contexto es importante señalar el debilitamiento de la causa palestina y los esfuerzos que se realizan pasarlo a un plan secundario. Pese a las discrepancias que tienen los países islámicos entre sí, que algunas de ellas naturales y otras, fruto del complot del enemigo, así como de la negligencia, todavía el tema de Palestina puede y debe ser el eje de la unidad de todos. Uno de los logros de esta valiosísima reunión es el reconocimiento de la principal prioridad del mundo del Islam y de los buscadores de libertad en el mundo, es decir el tema de Palestina; además de crear un ambiente de solidaridad para materializar el gran objetivo de apoyar al pueblo palestino y las luchas en pos de la justicia y la verdad.

Nunca debemos ser negligentes respecto a la importancia del apoyo político al pueblo palestino, que representa una prioridad especial en el mundo de hoy. Los pueblos musulmanes y anhelantes de la libertad, amén de sus intereses y métodos, pueden unirse por un objetivo; la causa de Palestina y la necesidad de su liberación. El surgimiento de los factores de decadencia del régimen sionista y la imperante debilidad de sus principales aliados, especialmente EE.UU., se aprecia que, de forma gradual, la escena mundial se moviliza también para hacer frente a las crueles, ilegales e inhumanas medidas del régimen sionista. Desde luego, la comunidad internacional y los países regionales no han podido cumplir con sus responsabilidades ante este tema humanitario.

La brutal represión del pueblo palestino, las masivas detenciones, los saqueos, la usurpación de sus territorios y la construcción de asentamientos en ellos, los intentos para cambiar la cara e identidad de la ciudad santa de Al-Quds y la Mezquita Al-Aqsa, así como de otros lugares sagrados islámicos y cristianos, la violación del derecho básico de los ciudadanos y muchas otras muestras de crueldad, siguen vigentes y cuentan con el pleno apoyo de EE.UU. y otros gobiernos occidentales, que lamentablemente no se han enfrentado a una reacción internacional adecuada. El pueblo de Palestina tiene el orgullo de que Dios todopoderoso les ha honrado con la gran tarea de defender este territorio sagrado y la Mezquita de Al-Aqsa. Este pueblo no tiene más camino que confiando en Dios todopoderoso y su potencial para mantener encendida la llama de la lucha, algo que en verdad, ha estado haciendo ahora. La Intifada que se ha lanzado por tercera vez en los territorios ocupados, más reprimida que las dos anteriores, pero más esperanzadora y espléndida, nos permitirá ver que, con el permiso de Dios, marcará un periodo muy importante en la historia de las luchas, y proporcionará otro fracaso al régimen usurpador. Esta glándula cancerígena, desde su inicio, ha crecido y se ha convertido actualmente en una calamidad cuya curación requerirá de tiempo y se realizará en varias fases. Así que las numerosas intifadas y la constante resistencia del pueblo han podido materializar objetivos de gran importancia. Esta resistencia avanza como un huracán para materializar sus objetivos y conseguir la plena liberación de Palestina.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*