La noche del martes, 20 de diciembre, siendo la más larga del año, los iraníes celebran la fiesta de Yalda. Vamos a conocer más esta festividad.

Shab-e Yaldá o Shab-e Chellé se define como una fiesta tradicional iraní celebrada desde la antigüedad durante la noche más larga del año en el Hemisferio Norte. Transcurre desde la puesta del Sol del 30 del mes persa de azar, último día del otoño, a su salida el día 1 de dey, primer día de invierno.

Yalda, la noche más larga del año, o sea, solsticio de invierno, es uno de las festividades ancestrales de Irán; se celebra el día 30 de Azar (noveno mes del calendario persa), el tercer mes del otoño, que coincide con el 20 de diciembre del calendario occidental. También es conocido como Shabe Chele (la noche de Cuaresma), puesto que los antiguos iraníes dividían los dos (primeros) meses más fríos del invierno, Dei y Bahman, en dos partes: Cheleye Bozorg, la gran Cuaresma (que eran los primeros cruentos días del mes blanco), y Cheleye Kuchik, la pequeña Cuaresma, los siguientes veinte días.

El término Yalda significa Nacimiento; Así se conmemora el nacimiento de dios Mitra, el fin de la estación fría y el triunfo del Sol sobre la Oscuridad, con lo que se crece su presencia en el cielo. El dios Mitra ha sido definido en la mítica como la Luz del Universo, mediador entre el cielo y la tierra, símbolo de verdad, justicia y lealtad. Durante la mágica noche de Yalda, los persas protegen el fuego encendido con el fin de atraer los poderes benévolos de Mitra y conseguir la inmortalidad y la salvación en el día del juicio final.

Una vez todos sentados alrededor del Korsi, el brasero, el miembro más longevo de la familia que preside la mesa cuenta el porqué de esta celebración y otras relacionadas con héroes míticos del viejo Imperio Persa, como Sohrab, Kave, Arash y otros, que habían luchado por una sociedad justa y equitativa. Esa noche había que velar por espantar al Señor de las Tinieblas y pedir al dios de la Luz y la Claridad que incrementara su presencia en el universo.

Aunque en la actualidad Yalda no es una fiesta oficial en Irán, las familias tradicionales siguen celebrando reuniones durante dicha noche, y la radio y televisión iraníes ofrecen programas especiales sobre la tradición.

Se colocan sandías en el korsí, tradicional pieza de mobiliario consistente en una mesa baja con brasero, en torno a la cual la familia se sienta en el suelo. Sobre ella se extiende una manta de lana para que los presentes coloquen las piernas debajo de ella. Debajo de la mesa se genera calor con un brasero de carbón (o, recientemente, también electricidad o calentadores de gas). En esta noche es tradicional comer granadas y frutos secos.

A continuación ofrecemos imágenes (publicada por el sitio web Jamejamonline) de la sociedad iraní que está preparándose para celebrar Yalda:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*