Sentencia de EEUU contra Irán se burla de familias de víctimas del 11-S

El vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores de Irán, Bahram Qasemi, ha rechazado vehementemente el reciente fallo “motivado por motivos políticos” de un tribunal estadounidense sobre el presunto papel de Irán en los ataques del 11 de septiembre.

En una declaración del domingo, Qasemi acusó al tribunal estadounidense de emitir un fallo políticamente motivado en ausencia sin ninguna evidencia o hallazgos sólidos sobre el involucramiento del gobierno iraní o de los nacionales en los ataques del 11 de septiembre de 2001.

También reiteró la enérgica protesta de Irán contra los fallos infundados emitidos contra Irán en los últimos años.

“Emitir un veredicto tan absurdo e inaceptable se burla no solo del sistema legal internacional sino también de los sobrevivientes y las familias de las víctimas de los ataques del 11 de septiembre”, reiteró.

El titular iraní subrayó que los diseñadores de este juego político están buscando en vano distorsionar las realidades y cambiar el resultado de los procedimientos legales para alterar el veredicto final de una manera estúpida.

Asimismo aseveró que tales esfuerzos están destinados a ocultar el papel de los principales culpables detrás de los ataques terroristas y revisar la historia como lo deseen, pero todo fue en vano.

Qasemi subrayó que el veredicto está en clara contradicción con todas las normas aceptables del derecho internacional que exigen la impunidad judicial para todos los estados del mundo.

“La República Islámica de Irán se reserva el derecho de responder a los procedimientos ilegales”, concluyó.

La declaración del vocero de la Cancillería iraní se produjo después de que un juez federal de Nueva York ordenara a Irán pagar el miércoles unos 6.000 millones de dólares a las víctimas de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Manhattan, a pesar de la falta de pruebas de que Irán tenga algo que ver con ellos.

El fallo determina que la República Islámica de Irán, el Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica y el Banco Central de la República Islámica de Irán son responsables de las casi 3.000 muertes que resultaron de los ataques. El tribunal alega que Irán se dedicó a entrenar y ayudar a los secuestradores de Al-Qaeda.

La Comisión del 11 de septiembre, la organización encargada de investigar los ataques, ha dicho que no hay evidencia que indique la participación directa de Irán. La única conexión conocida es que varios secuestradores viajaron a través de Irán en su camino a Afganistán.

Mientras tanto, ninguno de los secuestradores era iraní. Quince de los diecinueve eran saudíes, y los otros provenían de Egipto, los Emiratos Árabes Unidos y el Líbano.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*