Riad financiará y los talibanes protegerán el gasoducto TAPI

Mientras los funcionarios iraníes sostienen que es poco probable que el proyecto de oleoducto Turkmenistán-Afganistán-Pakistán-La India (TAPI) entre en funcionamiento, Arabia Saudí se ha comprometido a proporcionar su inversión y los militantes talibanes prometieron garantizarlo.

El portavoz de talibán Zabiulá Mujahid aseveró que los militantes están listos para garantizar la seguridad de TAPI Pipeline.

En una ceremonia para lanzar el proyecto, agregó que el Talibán está listo para asegurar el gasoducto porque es un buen proyecto para la economía de Afganistán, según un informe de la Agencia de Noticias Fars en idioma persa.

Esto se produce cuando Hamid Reza Araqi, CEO de la Compañía Nacional de Gas de Irán, dice que no es optimista sobre el futuro del proyecto.

Asimismo reiteró que Teherán ha expresado su disposición para ayudar a Turkmenistán a exportar su gas a Pakistán a través de Irán, pero Ashgabat aún no ha respondido.

Además señaló que dada la ubicación geográfica de Irán, el país puede participar en cualquier proyecto de ducto en la región.

“Incluso si el proyecto se lleva a cabo dentro de los próximos diez años, todavía no está claro cómo se establecerán las finanzas y la seguridad”, afirmó.

Un pesimismo similar también fue expresado el año pasado por Biyan Zanganeh, ministro de Petróleo de Irán.

El proyecto TAPI se lanzó a principios de este año en una ceremonia a la que asistieron funcionarios de Afganistán, Turkmenistán y la India. Se espera que conecte el campo de gas de Dowlatabad en Turkmenistán a Herat y Kandahar en Afganistán, Quetta en Pakistán y Multan en la India.

Parece que el proyecto se lanzó como un rival para el controvertido Peace Pipeline también conocido como Irán-Pakistán (IP). Se espera que transfiera 90 M3 de gas.

Ahora que los funcionarios iraníes son pesimistas sobre el futuro del proyecto TAPI, Arabia Saudí, así como sus aliados regionales, han expresado su disposición a participar en el proyecto siempre y cuando se excluya a Irán. Esto reducirá el acceso de Irán a los mercados de Asia oriental.

En los últimos años, Irán no se ha tomado en serio los países del este asiático como un objetivo de exportación. Esto ha convertido a los países en un buen objetivo para otros exportadores de gas.

Los expertos dicen que si Irán aprovecha su poder de negociación, puede exportar su gas al mercado de Asia oriental a un precio razonable.

En un discurso a la ceremonia de lanzamiento del proyecto TAPI, el presidente afgano, Ashraf Gani, expresó la esperanza de que las generaciones futuras de Afganistán aprovechen al máximo el proyecto para promover su economía y seguridad.

Pakistán y Afganistán, que solían ser uno de los principales importadores del gas de Irán, ahora están poniendo mucho esfuerzo en el proyecto TAPI.

Los expertos dicen que el terreno ahora está preparado para que los países importen gas en menos de cuatro años.

A pesar del acuerdo anterior entre Irán y Pakistán para establecer el Gasoducto de la Paz, este último anunció que no tiene dinero para invertir en el proyecto. Entonces, la parte iraní asignó un préstamo de 500 millones de dólares a Pakistán para completar su lado del oleoducto. Con la toma del poder del nuevo gobierno en Irán, el nuevo ministro de Petróleo Zanganeh se negó a otorgar el préstamo a Pakistán. Esto en parte llevó a Pakistán a avanzar hacia el proyecto TAPI.

Mientras tanto, en 2010, los EEUU pidieron a Pakistán que abandonara el proyecto del oleoducto. Al cancelar el proyecto, Pakistán recibiría asistencia de los EEUU para la construcción de una terminal de gas natural licuado.

Ahora los expertos advierten que con los nuevos desarrollos, si Irán permanece pasivo, quedará fuera del proyecto TAPI para siempre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*