Arabia Saudí incita a Marruecos a cortar lazos con Irán

El ex embajador de Irán ante la Organización de Cooperación Islámica (OCI) dice que Riad está detrás del reciente movimiento de Rabat para cortar las relaciones con Teherán, y probablemente provocará que otros países árabes sigan el ejemplo de Marruecos en el futuro cercano

Sabah Zangneh, que también es un comentarista político de alto rango, se ha entrevistado con el periódico persa Arman-e Emrooz para analizar la reciente decisión de Marruecos de romper sus vínculos con Irán. A continuación se puede leer los puntos destacados de la entrevista.

Arman: el ministro de Asuntos Exteriores de Marruecos anunció recientemente que su país ha roto sus relaciones diplomáticas con Teherán por el presunto apoyo de Irán al Frente Polisario. Dado que Marruecos también rompió sus relaciones con Irán bajo pretextos infundados en el pasado, y sus lazos con Irán permanecieron rotos durante algún tiempo, ¿cuál es su evaluación de la justificación de Marruecos para su ruptura de vínculos con Teherán?

Zanganeh: El Frente Polisario luchó en el desierto perteneciente a sus rivales, y las disputas entre el frente y Mauritania fueron seguidas por un compromiso entre las dos partes. Marruecos anexó parte del desierto a su territorio, lo que provocó divisiones entre Marruecos y dos de sus vecinos, a saber, Mauritania y Argelia. El Frente Polisario no tiene su sede en Irán, sino en Argelia. Lamentablemente, Marruecos está mirando información falsa que no tiene nada que ver con la realidad y es infundada. Después de la victoria de la Revolución Islámica de 1979, Irán permitió que el frente abriera una oficina en el país, pero la oficina se cerró hace tres décadas. Irán y Marruecos han tenido relaciones muy normales y crecientes desde entonces. Por supuesto, Marruecos había cortado sus relaciones con Irán una vez más con el pretexto de promover el chiísmo. La misión del embajador de Irán en Rabat terminó hace dos semanas, y el Ministerio de Relaciones Exteriores iraní estaba buscando un nuevo embajador. Entonces, el ex embajador de Irán no está presente en Rabat ahora; él está en Irán.

Arman: ¿Con qué grado de certeza podemos decir que Arabia Saudí está detrás de las rupturas de Marruecos con Irán?

Zanganeh: Tanto esta vez como la vez anterior en que Marruecos rompió sus relaciones con Irán, Arabia Saudií estaba detrás de todo. Riad, dirigido por Washington, busca crear una atmósfera negativa contra Irán. El gobierno marroquí también fue atrapado por la red saudí en algunos casos, pero se dio cuenta de la realidad después de un tiempo y restauró sus relaciones con Irán.

El rey Hassan siempre dijo que Arabia Saudí no tiene conflicto de intereses con Irán porque Riad no ha perjudicado a Irán, ni tiene diferencias con Teherán. Por lo tanto, Arabia Saudí no quiere relaciones negativas con Irán de ninguna manera. Esta política general puede mantenerse. Pero el joven príncipe heredero de la corona saudí y otros funcionarios saudíes lamentablemente están buscando sembrar la discordia y promover la Iranofobia en la región. Los marruecos Están avanzando en el camino de las políticas estadounidenses e israelíes contra Irán, tanto es así que Bin Salman viajó a París en las últimas semanas y se reuniócon Saad Hariri y con el rey Mohammad VI. Algunos expertos en cuestiones regionales consideran la reunión como un esfuerzo de bin Salman para movilizar a los países a fin de cortar las relaciones con Irán. Por lo tanto, no es improbable que los países árabes, provocados por Arabia Saudí, sigan el ejemplo de Marruecos y rompan sus relaciones con Irán con algún pretexto.

Arman: De todos modos, Arabia Saudí continúa promoviendo la política de Iranofobia. ¿Cuál es la mejor medida que se debe tomar frente a tales políticas para frenar la expansión de una atmósfera antiiraní?

Zanganeh: Irán necesita explicar las realidades a sus amigos, la región y el mundo, especialmente Marruecos. Además, la mayoría de las personas, los partidos y las ONG de Marruecos favorecen las relaciones positivas con Irán. Incluso las autoridades reales de Marruecos, que se consideran nobles, están muy interesadas en la cultura de Irán, así como en sus principios morales e históricos.

Irán y Marruecos deberían invertir en los principios positivos y constructivos de ambos países y no permitir que surjan tensiones entre las dos partes. Además, los eventos relacionados con Irán, la región del Medio Oriente y otros países deben ser transmitidos a las autoridades respectivas a través del Ministerio de Relaciones Exteriores. Finalmente, dadas las circunstancias actuales en la región y los movimientos obstruccionistas de Arabia Saudí y los Estados Unidos, Irán debería evitar que los sentimientos negativos se intensifiquen y aumente sus relaciones con los estados amigos. En otras palabras, dada la situación actual en Irán, el país no debe permitir que la atmósfera en la región se vuelva tensa y crezca contra Teherán.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*