El humedal de Sorjroud en la provincia de Mazandarán, en el norte de Irán, alberga cisnes migratorios que llegan de regiones frías en ciertos meses del año.

Cada año, con el comienzo de la estación fría, los cisnes vuelan una larga distancia para instalarse en el humedal de Sorjroud en Varzamohalá para dejar atrás el frío.

En los últimos años, a las personas no se les permitió ingresar al humedal para observar de cerca a los cisnes migratorios.

Para encontrar comida y agua, los cisnes volaron a las granjas vecinas, que generalmente los llevaban a la muerte debido a colisiones con cables de alta tensión o por ser perseguidos por otras aves.

Han pasado unos años desde que el Departamento de Medio Ambiente de Mahmoudabad está permitiendo que la gente entre en el humedal de Sorjroud y observe a los cisnes de cerca.

Al permitir a los visitantes en el humedal, el departamento y los activistas ambientales están tratando de proporcionar cisnes migratorios con semillas de trigo y agua a lo largo del margen de los humedales y represas en algunas regiones. De esta manera, los cisnes estarán protegidos contra los peligros que amenazan sus vidas.

Aquí están las fotos de la agencia de noticias ISNA de las aves en Sorjroud:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*