Visita de Trump a Riad eclipsada por alta participación en las elecciones de Irán

Tal vez si el avión de Trump tuviera el permiso de volar sobre el cielo de Irán en su viaje a Arabia Saudí en el día de las elecciones, preguntaría a los gobernantes saudíes sobre el verdadero significado de las elecciones.

El presidente estadounidense, Donald Trump, llegó a Arabia Saudí el sábado, en su primer viaje al extranjero como presidente para mantener conversaciones con las autoridades de Riad.

Trump va a asistir a una reunión con jefes de 50 estados árabes que, como dice el rey saudí Salman bin Abdulaziz Al Saud, está preparando una alianza llamada “la OTAN islámica” para contrarrestar a Irán.

Basándose en la base de las especulaciones de los medios de comunicación occidentales, Trump también está tratando de alentar a Arabia Saudí a fortalecer sus relaciones con el régimen israelí con el fin de enfrentar mejor a su enemigo común, Irán.

El príncipe heredero Mohammad bin Salman en una entrevista con la red saudita MBC hace unas tres semanas hizo una serie de amenazas contra Irán. Dijo que Riad no esperaría ver una guerra en Arabia Saudí, se libera una guerra dentro de Irán. Tales esfuerzos se hicieron más obvios un poco más tarde cuando los grupos terroristas ampliaron sus actividades a lo largo de las fronteras de Irán, especialmente el ataque a los guardias fronterizos iraníes por terroristas de dentro de Pakistán.

Algunos observadores creen que estas amenazantes observaciones del ministro saudí de Defensa en el umbral del viaje de Trump a Riad fueron un intento por parte de Arabia Saudí de atraer el apoyo del presidente de Estados Unidos.

Asimismo, Arabia Saudí reforzó las actividades de grupos terroristas respaldados por Riad en las fronteras iraníes y, al mismo tiempo, trató de formar una alianza militar conocida como la “OTAN árabe” para demostrar su valía a Washington como un país que está al frente de la confrontación con Irán.

Sin embargo, tal vez los príncipes saudíes no habían considerado la coincidencia del viaje de Trump con las elecciones presidenciales de Irán.

El voto marcado por un alto número de participantes ha sorprendido a los observadores internacionales. A la votación asistieron personas de todos los caleses iraníes, entre ellos ciudadanos iraníes suníes, que Arabia Saudí considera que tienen mucha influencia.

Esto puede plantear una pregunta para los estadounidenses que son invitados de Arabia Saudí: ¿Puede un país, cuyo nombre ha sido tomado de la dinastía que lo gobierna, ser un aliado confiable para enfrentar un país “hostil” donde los votantes son más numerosos que toda la población saudí?

Tal vez si el avión de Trump tuviera el permiso de volar sobre el cielo de Irán en su viaje a Arabia Saudí en el día de las elecciones, preguntaría a los gobernantes saudíes sobre el verdadero significado de las elecciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*