Niños de Siria no son atractivos para los medios Occidentales

Los medios de comunicación occidentales cubren los ataques mortales en Siria sólo cuando pueden sacar capital político de los incidentes y minimizar las masacres que no sirven a sus intereses.

Los niños sirios tienen un destino extraño. Si son víctimas de un ataque químico, sus caras hermosas pueden impactar al mundo. Pero los niños en las ciudades sirias de al-Foua y Kefraya no sabían que después de la muerte, sus rostros quemados y despedazados no sería atractivo para nadie.

Poco después del sospechoso ataque químico a la provincia de Idlib, en Siria, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, dijo que los niños con rostros hermosos fueron asesinados sin piedad en el brutal ataque y subrayó que al ver las bellas caras de los niños muertos, decidió llevar a cabo un ataque militar contra el país árabe.

No está claro que cual cuerpo conmocionó a Trump. el mandatario norteamericano estaba tan profundamente conmovido que, antes de que se identificaran los responsables del incidente químico en Idlib, se disparó unos 59 misiles contra una base aérea siria que el Ejército sirio utilizaba para erradicar a las bandas terroristas.

Pero, ¿cómo podría ver Trump las imágenes de cuerpos carbonizados y desgarrados de mujeres chiíes e hijos de al-Foua y Kefraya [asesinados en el ataque terrorista contra los autobuses de civiles]? Tras estar sitiados durante dos años y medio y sufrir hambre, fueron masacrados por “militantes moderados” respaldados por el Occidente. ¡Irónicamente, Trump había dicho que ningún niño debería sufrir de horror y miedo!

Durante los seis años de guerra, más de 55.000 niños han muerto. Pero sus muertes atraen la atención de los medios occidentales y del gobierno sólo cuando pueden obtener ganancias políticas.

Es por eso que los mismos medios de comunicación que seguían hablando de la muerte de un número de chicos sirios en el sospechoso ataque químico en Idlib han hecho la vista gorda a la masacre de niños de Foua y Kefraya cerca de Alepo.

El ataque terrorista contra los autobuses que transportaban a los chiíes de al-Foua y Kefraya mató a 118 civiles, entre ellos 68 niños, e hirió a más de 500 personas. La CNN también afirmó que el asesinato de civiles desencadenó un “hipo” en la tendencia de transferir a los residentes de al-Foua y Kefraya, lo que provocó la muerte de decenas de partidarios de Bashar al-Assad.

Esta indiferencia y la reacción parcial de Occidente han llegado incluso a provocar la ira de destacados expertos occidentales. Minutos después de que se publicara la noticia del ataque de Foua y Kefraya, Max Abrahms, miembro del Centro para la Seguridad Cibernética y Homeland Security de la Universidad George Washington, escribió en su página de Twitter que se prevé que el incidente no recibirá amplia cobertura si los muertos son chiíes.

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, también reaccionó ante la indiferencia de los medios occidentales ante la masacre de los chiíes sirios. Comparó el respaldo de Occidente a los terroristas que llama “oposición moderada” al apoyo occidental a Osama bin Laden en los años noventa.

En su página de Twitter, Assange escribió que no debemos olvidar a la “oposición moderada” respaldado por la CIA y frecuentemente mencionadas por los medios occidentales.

Los niños sirios tienen un destino extraño. No saben que si sus muertes son para mover el mundo y hacer que los misiles vuelen en represalia, deben ser hermosas, y sus muertes deben servir a los intereses de los medios de comunicación y los gobiernos que han hecho la vista gorda a la masacre de al-Foua y Kefraya.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*