Washington no está en posición de opinar sobre defensa iraní

El vocero de la Cancillería iraní, ha cuestionado que las autoridades de la Casa Blanca y otros países que producen y exportan armas letales a zonas delicadas opinen acerca de la capacidad defensiva de la República Islámica.

“Estados Unidos y algunos países que producen y exportan armas mortales no pueden con engaños enviar estas armas destructivas por valor de cientos de miles de millones de dólares a esta delicada región (de Oriente Medio) y, al mismo tiempo, emitir juicios sobre la capacidad defensiva de Irán”, ha criticado el diplomático iraní en una conferencia de prensa.

El vocero también ha denunciado que la nación iraní es blanco de intervenciones militares abiertas y encubiertas de los poderes hegemónicos, en particular de Estados Unidos, de guerras psicológicas, constantes amenazas israelíes y varias tramas de algunos países regionales, por lo tanto, asegura, “la República Islámica de Irán no esperará el permiso de ningún Estado para salvaguardar su seguridad, preservar su soberanía y defender su nación”.

En estos días, Irán celebra el 39º aniversario del triunfo de la Revolución Islámica. En alusión a esta conmemoración, Qasemi ha enfatizado que los enemigos de la Revolución y la nación de Irán han realizado enormes esfuerzos en los últimos 40 años para socavar la defensa y la seguridad y “establecer un equilibrio militar desigual y desequilibrado contra nuestro país”.

Qasemi se refiere, en concreto, a los incesantes intentos de la Administración del presidente estadounidense, Donald Trump, de renegociar el acuerdo multilateral nuclear iraní, logrado en 2015 y conocido internacionalmente como Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, por sus siglas en inglés), bajo el pretexto del programa de misiles de Irán.

En este contexto, Washington ha acusado a Teherán de haber suministrado misiles al movimiento popular de Yemen Ansarolá y para demostrar su alegato, expuso ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU) restos de un supuesto misil iraní que, según dijeron, habría sido lanzado por el movimiento yemení contra Arabia Saudí.

Esta acusación estadounidense ha sido catalogada de ridículo espectáculo político por las autoridades iraníes, que defienden su derecho a desarrollar su programa de defensa, de carácter netamente disuasivo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*