Irán repudia asesinato de un iraní por Policía de Canadá

El vocero del Ministerio iraní de Relaciones Exteriores, Bahram Qasemi, ha condenado el asesinato del ciudadano iraní Babak Saidi a manos de la Policía canadiense.

“Lamentablemente, nos informaron del asesinato a tiros, por parte de la Policía, de un ciudadano iraní llamado Babak Saidi, residente de Canadá, que estaba enfermo”, ha dicho Qasemi en un comunicado.

En su nota, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Irán ha censurado tajantemente la violencia de la policía canadiense e informado que Teherán ha pedido explicaciones a Ottawa a este respecto.

Asimismo, el portavoz iraní ha asegurado que los detalles de este caso están siendo estudiados por la Cancillería del país persa, para después comprometerse a que Teherán hará todo lo posible, a través de organismos competentes y oficiales, para aclarar lo ocurrido.

Para acabar, Qasemi ha denunciado los problemas a los que se enfrentan los iraníes residentes en Canadá a la hora de obtener sus derechos consulares, explicando que Irán se esforzó, en los últimos dos años, para mejorar estas condiciones, sin embargo, estos esfuerzos —ha lamentado— no han dado resultados hasta el momento.

Babak Saidi tenía 43 años, residía en Morrisburg y padecía esquizofrenia. A raíz de una condena en su contra en 2014, debía presentarse cada sábado en la comisaría de la Policía regional para un registro, pero la cita de la semana pasada salió horriblemente mal, pues nunca regresó.

Su padre, que le acompañaba en esta cita con final mortal, explicó a los medios locales que los agentes les dijeron que esperasen unos 15 minutos, por lo que se fueron a hacer unas compras, y cuando regresaron, Babak salió del coche para ir a la comisaría. Lo que vio después su padre fue que Babak se hallaba en el suelo con dos agentes encima de él. Murió al instante tras recibir dos disparos realizados por los agentes.

La Policía canadiense todavía no ha ofrecido explicaciones a la familia Saidi y tampoco ha aclarado las circunstancias por las que murió Babak. Su padre rechaza que se produjera algún escenario violento, y su hermana aseguró que pese a la enfermedad que padecía Babak, este era una persona amable y cariñosa, y que justo antes del incidente compró panecillos para celebrar la Nochebuena junto a su familia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*