Teherán tacha de infundada el informe de Washington sobre libertad religiosa

Bahram Qassemi

La Cancillería de la República Islámica de Irán rechaza la parte del informe de EE.UU. sobre la libertad religiosa en el mundo que trata el caso del país persa.

En el informe anual del Departamento de Estado estadounidense sobre la libertad religiosa en el mundo relativo a 2016, emitido el martes, se abordan además del caso los de Arabia Saudí, Baréin, Turquía, China, Paquistán, Sudán, Nigeria, Corea del Norte, Rusia y Siria, entre otros países.

“La República Islámica de Irán considera el informe irreal, sin fundamento y tendencioso, y que se ha elaborado para ciertos fines políticos”, ha indicado este miércoles el portavoz de la Cancillería iraní, Bahram Qasemi.

De igual modo, el funcionario ha rechazado tajantemente la imagen tergiversada y politizada que traza nuevamente Washington de la situación de la libertad religiosa en Irán, acompañada de una serie de “calumnias injustificadas”.

El diplomático ha asegurado que la nación iraní, dentro del marco de su Constitución, practica en plena libertad sus rituales religiosos, disfrutando de las libertades protegidas por la ley.

En otro momento de sus declaraciones, Qasemi ha advertido asimismo de que difundir “interpretaciones arbitrarias” sobre las religiones y creencias religiosas, lejos de dar resultados positivos, agrava los problemas religiosos existentes.

“Si la intención es solventar las discrepancias religiosas, hay que evitar politizar la cuestión”, ha enfatizado Qasemi, para luego añadir que la única solución pasa por la apertura de canales de diálogo y el respeto mutuo a las convicciones religiosas.

No obstante, “parece que el Gobierno de Estados Unidos ha olvidado esta importante meta y busca únicamente explotar la diversidad religiosa de algunos países para obtener réditos políticos”, ha recalcado el diplomático persa.

Qasemi ha barajado la posibilidad de que la Casa Blanca carezca de una “evaluación realista” de la situación interna de los países y, en concreto, de la información relacionada con su “situación demográfica y religiosa”.

Tras recordar que propagar la islamofobia constituye buena parte de la política de Washington, el portavoz de la Cancillería de Irán ha destacado que los musulmanes de Estados Unidos son blanco a diario de ataques de los medios y de ciertas instituciones religiosas.

Teniendo en cuenta todo esto, ha concluido Qasemi, Washington debe adoptar una serie de medidas legales para apoyar la libertad religiosa en su propio territorio, en lugar de erigirse en juez de otros países sobre esta cuestión.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*