Acceso de EEUU a fondos iraníes en Luxemburgo es injusto y absurdo para Teherán

El Gobierno de la República Islámica de Irán tacha de injusto y absurdo el fallo de un tribunal norteamericano en 2012, que ordena a Irán compensar a las víctimas de los atentados de 2001 en los Estados Unidos.

Así lo ha declarado el viceministro de Exteriores de Irán para Europa y América, Mayid Tajt Ravanchi, en alusión al veredicto de un juez de Nueva York, que ordenó a Irán pagar 7000 millones de dólares en daños a las familias y propiedades de las víctimas de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, arguyendo que el país había ayudado a Al-Qaeda permitiendo a los miembros del grupo viajar a través de su territorio.

Dado que Irán rechaza la acusación, a la que considera “ridícula y carente de sentido”, y se niega a pagar la cantidad estipulada, los abogados ahora están tratando de acceder a 1600 millones de dólares del país persa congelados en un banco en Luxemburgo, según un informe publicado el lunes en el diario estadounidense The New York Times.

“Algunos opositores a la República Islámica de Irán (…) han tratado de ampliar una ley interna de Estados Unidos —que es completamente injusta y absurda— para aplicarla fuera de Estados Unidos”, ha dicho a periodistas Tajt Ravanchi.

El director de asuntos jurídicos del Banco Central de Irán, Ardeshir Fereyduni, a su vez, ha rechazado el informe diciendo que el intento de los abogados estadounidenses de acceder a los bienes iraníes congelados en Luxemburgo “contradice el derecho internacional y (el veredicto) es inaplicable” en el país europeo.

De acuerdo con Tajt Ravanchi, la cuestión de los activos congelados del Banco Central iraní en el banco luxemburgués “no es una novedad”, pues se remonta a la época anterior al inicio de las conversaciones nucleares entre Irán y el Grupo 5+1 (EE.UU., Reino Unido, Francia, Rusia y China, más Alemania), que resultaron en un pacto histórico en 2015.

“Irán no ha podido tener acceso a dichos activos del Banco Central en Luxemburgo debido a las sanciones”, ha señalado, para después agregar que los abogados del Banco Central de Irán y de la empresa luxemburguesa que posee los activos están en contacto para descongelar los fondos.

De acuerdo con el informe de The New York Times, las sentencias por omisión en varios casos contra Irán han sumado, hasta el momento, más de 50.000 millones de dólares en compensación, aunque aun no ha sido entregado el dinero.

La Corte Suprema de Estados Unidos dictaminó en 2016 que 2000 millones de dólares de los fondos congelados de Irán en una cuenta en Citibank, en Nueva York, deberían ser entregados a las víctimas estadounidenses de un atentado registrado en Beirut, capital libanesa, en 1983, del que Washington acusa a Irán.

La República Islámica de Irán rechazó cualquier implicación en dicho atentado y en cualquier otro incidente terrorista contra ciudadanos estadounidenses, y acusó a Washington de “robar” sus fondos. Además, presentó una demanda contra Washington ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) por la confiscación de sus activos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

*